Imagen
3) Eslovenia: Datos y Numeros
6) ESLOVENIA EN IMAGENES
2) DEPORTES EN TRIGLAV
1) A.M.E. TRIGLAV
4) Historia de Eslovenia
5) Gobierno de ESLOVENIA
COLONIA DE VACACIONES
 
4) Historia de Eslovenia
   
   
Los eslovenos viven en el centro de Europa desde antes de sigloIV DC.

Uno de los grupos eslavos del sur, los eslovenos ocuparon en el siglo VI d.C. el actual territorio de Eslovenia y algo más al norte de esta región. Dominados por los bávaros desde el año 743, después fueron incorporados al Imperio Franco de Carlomagno. Con la división del imperio, en el siglo IX, la región fue asignada a los germanos. Los eslovenos fueron reducidos a la servidumbre y la región al norte del río Drava fue completamente germanizada.

El pueblo esloveno conservó su identidad cultural gracias a la labor educativa de sus líderes intelectuales, que en su mayoría eran monjes y religiosos católicos. La Casa de Austria se implantó en forma progresiva en la región desde el último cuarto del siglo XIII.

Hasta el año 1444 los eslovenos eligen sus grandes duques (Knezi) deacuerdo con su tradicion, en el Estado Esloveno de Karantania.
Entre los siglos XV y XVI los eslovenos protagonizaron rebeliones en el campo, en alianza con los croatas en 1573, que llevaron al rey a mejorar la condición del campesinado.

Desde 1809, gran parte del territorio esloveno quedó dentro de las provincias ilirias del Imperio Napoleónico. Tras la derrota de Napoleón, en 1814, se restableció el dominio de los Habsburgo (Casa de Austria). En las revoluciones de 1848, los eslovenos reclamaron la creación de una provincia eslovena unificada dentro del Imperio Austríaco. La primera expectativa de unión de los eslavos del sur (eslovenos, serbios y croatas) surgió en los años 1870.

En la década de 1890 fueron creados los partidos del Pueblo Esloveno (católico), Progresista (liberal) y Socialista. Miembros del clero católico promovieron asimismo la organización de los campesinos y artesanos en amplios movimientos de cooperación.

En 1917, en el parlamento austríaco, representantes eslovenos y de otros pueblos eslavos del sur defendieron la unión de sus territorios en una entidad política autónoma dentro de los dominios de los Habsburgo.

Al término de la Primera Guerra Mundial, en 1918, en medio del entusiasmo popular por la caída del Imperio Austro-Húngaro, los líderes eslovenos apoyaron la creación del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos. En 1919, el nuevo estado adoptó el nombre de Yugoslavia (tierra de los eslavos del sur). No obstante, en la Conferencia de Paz de París las potencias triunfantes entregaron Gorica, con una importante población eslovena, a Italia.

Por otra parte, por el Tratado de Saint Germain, firmado entre las potencias vencedoras y Austria, sólo una pequeña parte de Carintia del sur fue asignada a Yugoslavia. Se previó la realización de los dos plebiscitos para definir el destino del resto de Carintia, pero cuando la región del sur optó por Austria, en 1920, el otro plebiscito no se efectuó y ambas regiones quedaron bajo el control de Viena.

La hegemonía serbia dentro del reino yugoslavo generó cierto resentimiento entre los eslovenos, aunque no alcanzó los extremos del sentimiento croata, en cuyo seno surgió un fuerte movimiento antiserbio. En la Segunda Guerra Mundial Eslovenia fue dividida entre Italia (el sudoeste), Alemania (el noroeste) y Hungría (una pequeña zona al norte del río Mura). En la resistencia eslovena se destacó el Frente de Liberación dirigido por los comunistas.

Las guerrillas comunistas combatieron en dos frentes simultáneos, a los invasores y a sus enemigos internos (sobre todo grupos del Partido del Pueblo Esloveno). Por su parte, los ocupantes organizaron unidades militares anticomunistas con integrantes de la población local. Tras la derrota del Eje (Alemania, Italia y Japón), la mayor parte de la vieja Eslovenia volvió a manos de Yugoslavia.

Al fundarse la República Popular Federativa de Yugoslavia en 1945, Eslovenia se convirtió en una de las seis repúblicas de la federación, con organismos legislativos y de gobierno propios. El poder legislativo estaba compuesto por el consejo republicano, elegido por todos los ciudadanos, y el consejo de los productores, elegido entre los trabajadores y funcionarios de la industria eslovena.

Aunque tales organismos no configuraban un gobierno autónomo, en el socialismo autogestionario dirigido por la Liga Comunista de Yugoslavia (LCY), Eslovenia mantuvo un alto grado de independencia económica y cultural. Por la nueva Constitución yugoslava de 1974, adquirió el título de República Socialista.

Eslovenia llegó a ser la más industrializada de las repúblicas de la federación, en especial por sus instalaciones de producción de acero y de equipos pesados. La primera central nuclear de Yugoslavia fue terminada en 1981, en la localidad de Krsko, con tecnología de una empresa privada de Estados Unidos.

En el período socialista, Eslovenia estuvo en primer o segundo lugar de las repúblicas yugoslavas con mayor promedio de ingreso familiar y en el primero en cuanto a la población económicamente activa fuera del sector rural. En el campo, la mayor parte de la producción de Eslovenia combina los cultivos agrícolas con la cría de ganado.

A fines de la década de 1980, influida por los cambios de Europa del Este, Eslovenia evolucionó hacia un sistema político con pluralidad de partidos. En enero de 1989 fue fundada la Liga de los Socialdemócratas Eslovenos, primer grupo de oposición legal, y en octubre, la asamblea de Eslovenia aprobó una reforma de la Constitución de la república que le permitía separarse de Yugoslavia.

La Liga Comunista de Eslovenia se separó de la LCY en enero de 1990 y se transformó en Partido de la Renovación Democrática. En abril, en las primeras elecciones con participación de varios partidos celebradas en Yugoslavia después de la Segunda Guerra Mundial, los eslovenos dieron la mayoría a Demos, una coalición de sectores, entre los que figuraban algunos comunistas, partidarios de la separación de Eslovenia de la federación.

Eslovenia y Croacia proclamaron la independencia el 25 de junio de 1991. En las horas siguientes, tanques del gobierno central se dirigieron a la frontera eslovena con Austria, Hungría e Italia, y fueron movilizados los 20.000 soldados federales estacionados en la vía pública. Luego de fuertes combates y el bombardeo del aeropuerto de Liubliana (Ljubljana), Belgrado anunció que controlaba la frontera.

El 7 de julio de 1991, se logró un cese de hostilidades luego de negociaciones entre autoridades federales y eslovenas, por mediación de la Comunidad Europea, en la isla yugoslava de Brioni. El acuerdo reafirmó la soberanía de los pueblos yugoslavos y dejó en suspenso por tres meses la vigencia de la independencia de Eslovenia. Al mismo tiempo, reconoció el poder de la presidencia federal sobre el ejército y el de la policía de Eslovenia sobre el control de la frontera.

Por el compromiso de Brioni, los aranceles aduaneros en la frontera de Eslovenia quedaron a cargo de la policía eslovena, pero la recaudación debía ser vertida en una cuenta común de las diferentes repúblicas yugoslavas. Al mismo tiempo, el ejército federal se mantendría en la frontera verde (sin puestos fronterizos), hasta cumplirse el traspaso de competencias, en el plazo establecido de tres meses, a las fuerzas eslovenas en el conjunto de la república independentista.

Para reforzar el cese de hostilidades, el acuerdo dispuso el retiro incondicional de las unidades del ejército federal a los cuarteles y la desmovilización de las fuerzas eslovenas de defensa territorial. Por otra parte, se estableció el despeje de las carreteras y la liberación de los prisioneros de ambos lados.

Mientras formaba parte de Yugoslavia, la población de Eslovenia era apenas el 8% del total (aproximadamente 1,9 millones de habitantes). Sin embargo, su producción industrial era del 25% del país.

Entre diciembre de 1991 y enero de 1992, los países de la CEE dieron su reconocimiento a Eslovenia y Croacia como estados independientes, si bien en el último caso aún proseguía la guerra civil. La CEE amenazó con aplicar sanciones económicas a Belgrado si no cesaban los combates. Gracias a la homogeneidad de su población, la secesión de Eslovenia fue de las menos cruentas del proceso en la ex Yugoslavia.

El reconocimiento de Eslovenia fue también de los más claros para la comunidad internacional, pues el país controlaba su frontera, mantenía sus propias fuerzas armadas y emitía su moneda nacional. Tras la retirada de las tropas yugoslavas, el gobierno encabezado por Milan Kucan reanudó las tareas de reconstrucción económica, prácticamente sin injerencia del antiguo gobierno yugoslavo.

En abril de 1992, el centrista Janez Drnovsek fue designado primer ministro. En las elecciones de diciembre, la mayoría fue obtenida por el Partido Liberal Demócrata, liderado por Drnovsek, el cual formó un gobierno de coalición con participación de la Democracia Cristiana, la segunda fuerza política del país.

Con la mira en el acercamiento a la UE, el país pasó a definirse como europeo y no balcánico. Su déficit fiscal se redujo a 2% del PNB, la inflación quedó por debajo del 5% y la balanza de pagos tuvo un déficit de sólo 70 millones de dólares. El dinar flotaba libremente mostrando una relativa estabilidad, apoyada en una reserva de divisas de 700 millones de dólares.

A principios de 1994, cuando el desempleo llegaba al 14%, el gobierno decidió la privatización de 2.500 empresas estatales.

Eslovenia solicitó la asociación a la UE. Italia se opuso y reclamó una compensación por la estatización de las propiedades de unos 150.000 italianos entre 1945 y 1972. La Iglesia Católica también exigió la devolución de propiedades confiscadas durante el ex-régimen comunista.

La Comisión Europea aprobó la solicitud de Eslovenia en mayo de 1995 pero la oposición italiana se mantuvo. Croacia y Eslovenia prosiguieron la discusión de un acuerdo territorial en torno a la bahía de Piran y sobre el destino de los capitales croatas depositados en el Ljubljanska Banka, el principal banco esloveno, desde antes del desmembramiento de la ex Yugoslavia.

Eslovenia firmó en junio de 1996 un acuerdo de asociación con la UE, como paso formal previo a su ingreso como miembro pleno en 2001. Una de las condiciones de la UE -y en particular de Italia- para lograr dicho acuerdo fue la inclusión en la constitución eslovena de una cláusula autorizando a los extranjeros a adquirir bienes en el país.

En 1998 la economía de Eslovenia era considerada como una de las más adaptadas para ingresar en la UE. En noviembre, sin embargo, el informe de la Comisión Europea estableció que el país había enlentecido sus preparativos para acceder a la membresía de la UE. Durante los bombardeos a Kosovo y Serbia en 1999, Eslovenia permitió el uso de su espacio aéreo a la OTAN. En junio, el presidente estadounidense Bill Clinton visitó Ljubljana y declaró que Eslovenia era firme candidato a ser miembro pleno de la OTAN.

Según la RIS (Research of Internet in Slovenia), cerca del 10% de la población económicamente activa -unos 80.000 trabajadores- trabaja por la Internet. Se trata en un 70% de trabajadores varones altamente calificados, que se concentra especialmente en Ljubljana, la capital.

En junio de 2001 los presidentes Vladimir Putin de Rusia y George W. Bush de EE.UU. se reunieron por primera vez en Eslovenia, en la antigua residencia del presidente Tito, líder de la ex Yugoslavia.

En una cumbre realizada en Copenhage en noviembre de 2002, la UE invitó formalmente a Eslovenia a unírsele.

El 1 de diciembre de 2002 Drnovsek triunfó en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con el 56,4% de los votos. El ministro de finanzas Anton Rop tomó su lugar como primer ministro.

Los electores eslovenos votaron el 23 de marzo de 2003 en dos plebiscitos a favor de la adhesión a la UE y la OTAN. Más del 92% de los votantes apoyó la adhesión a la UE –el resultado más alto a favor de la accesión entre los países que ingresarían en 2004–, y más de 60% a la OTAN. Eslovenia fue el único país que sometió a referéndum la decisión de unirse a la OTAN, además de negarle a EEUU ayuda en el ataque a Irak –el 80% de los eslovenos estaba en contra de la guerra–. El asesinato del primer ministro serbio Zoran Djindjic, recordatorio de cuán inestable puede ser la seguridad en los Balcanes, fue visto como un factor de influencia en la votación afirmativa.


El 29 de marzo de 2004, Eslovenia y otros seis países del ex bloque comunista ingresaron en la OTAN, protagonizando la mayor ampliación de la historia del organismo, que ahora cuenta con 26 miembros.


El 1° de mayo de 2004 la UE dio la bienvenida a 10 nuevos miembros, entre ellos Eslovenia, el único miembro de la ex-Yugoslavia que había sido invitado. Eslovenia ingresó como el 2º país en nivel de desarrollo, con un promedio de riqueza del 70% con respecto a los países de la UE, un PIB per cápita mayor al de Grecia y niveles de desempleo menores a los de Alemania y Francia, lo que lo convierte en un candidato a aportar más de lo que absorba.